¿Sabéis cuál es la diferencia entre un masaje tántrico y un masaje erótico? Puede que sea difícil diferenciarlos, ya que los dos son relajantes e implican en mayor o menor grado las zonas genitales, el lingam (en los hombres) y el yoni (en las mujeres). Sin embargo el masaje tántrico, además de su grado de erotismo, también está unido a la espiritualidad y a una esencia emocional.

Entonces ¿qué es exactamente? Bien, el masaje tántrico es un ritual que despierta la energía sexual para expandirla por todo el sistema nervioso, canalizándola, armonizando chackras y purificando los canales energéticos de todo el cuerpo. Su finalidad no es el orgasmo ni la eyaculación, aunque tampoco lo excluye. El masaje tántrico supone una actitud amorosa de amor incondicional, de aceptación de lo que es y de lo que hay, de devoción y honra al ser que tenemos delante. Es una alquimia mística de dos almas que se encuentran para nutrirse mutuamente y su finalidad sea expandir su consciencia más allá de nuestra comprensión racionalista y moralista. Busca un centro de masajes tantra en Barcelona, Madrid o en tu ciudad de residencia y descubre sus beneficios.

 

¿Qué beneficios aporta el masaje tántrico a la vida en pareja?

El masaje tántrico desbloquea emociones reprimidas. Es un masaje consciente, sensual, místico, sensorial, que ayuda a cada uno a explorarse, a conocer su verdad, a traer consciencia a su inconsciencia.  Con este masaje recibirás la capacidad de recibir placer, sensaciones de sensualidad y de sensibilidad que poco a poco inundarán tu cuerpo de excitación y de relajación corporal y mental. Es fundamental controlar la respiración a través de la cuál se libera la mente y se desbloquean emociones.

Aprender a conocer tu cuerpo y el de tu pareja. El masaje tántrico nos permite disfrutar del sexo, explorar nuevos caminos de placer, canalizar la energía y manejarla consiguiendo encuentros más largos y de mayor calidad. Más allá de toda convención social se liberan sentimientos, emociones y mejora la comunicación en pareja. Esta sexualidad, basada en un absoluto y mutuo respeto, permite la capacidad de amar al otro, de comprender a tu pareja, el sentido de las relaciones, mantener la pasión y el gozo de los amantes más allá de la rutina.

Sentir pleno deseo sexual. Existen numerosas razones para adentrarnos en el masaje tántrico: desencadenar el autoconocimiento, la evolución interior, trascender los límites físicos, liberar endorfinas a través del placer sexual. Todo ello nos proporciona alegría de vivir, elimina la depresión, combate el estrés y reduce la incidencia de múltiples enfermedades. Favorece el desarrollo del hemisferio derecho del cerebro, liberando el pensamiento libre propio de las personas muy creativas.

Poner remedio a la eyaculación precoz. Relajarse, sentir todo en calma, comunicación plena con tu pareja, con tu entorno, deterner el tiempo y disfrutar solo del momento presente es sin duda un remedio para evitar de forma natural la eyaculación precoz. ¡Fuera toda carga negativa de energías que nos bloquean y erosionan nuestra calidad de vida!

Mejorar tu salud. La respiración es profunda, conectas con tu yo interno, con tu pareja y con tu entorno. Es una forma distinta de sentir y de transcender totalmente enriquecedor y placentero. Aumenta el nivel energético de tu cuerpo, aprendemos a aceptarnos, a querernos más, a distribuir nuestra energía por todo nuestro ser y a aprender a controlarla. Tantra es conexión, ausencia de rigidez, es una puerta a la sanación, curación y espiritualidad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.