Es habitual que tras haber tenido un bebé la madre tenga un período de recuperación y adaptación a la nueva situación: el postparto. Aunque no todos los casos son iguales, es recomendable conocer algunas acciones que te facilitará la recuperación postparto. Aquí vamos a exponerlas brevemente.

 

1. Sé consciente de tu estado de ánimo en el postparto

Es perfectamente normal que durante las primeras semanas tras el parto sientas una especie de tristeza añadida al cansancio. Este estado de ánimo es debido a los cambios hormonales y  al proceso de adaptación a una nueva situación vital. Esta tristeza es temporal y, en la mayoría de los casos, no se trata de ningún tipo de depresión.

 

2. Cuida tu alimentación y tu hidratación en el postparto

Sigue una dieta equilibrada y sé consciente de que este no es el mejor momento para iniciar una dieta. Por otro lado, presta atención a la hidratación: es bueno beber entre 2 y 3 litros al día, sobre todo si vas a dar lactancia materna.

 

3. Cambiar la rutina de higiene íntima y ropa interior en el postparto

Es necesario variar ligeramente las costumbres higiénicas pues, en caso contrario, puede haber complicaciones en el postparto. No debes efectuar baños ni lavados vaginales. Basta con una ducha al día y cambiar de forma frecuente las compresas, que es mejor que sean de algodón.

También es importante seleccionar adecuadamente la ropa interior. Las braguitas deben ser de algodón y altas. ¿Por qué? Porque si hay una cicatriz de la cesárea y la prenda interior es baja, la costura quedará justo sobre la herida y te molestará.

El sujetador debe ser de una talla adecuada para el pecho. Ten ecuenta que es my probable que haya aumentado durante el embarazo y el parto, sobre todo si has experimentado una subida de leche. Si das el pecho al bebe utiliza los sujetadores especiales para lactancia.

 

4. Vigila tu cuerpo

´Sobre todo vigila los loquios, es decir, los fluidos que se expulsan durante el período de cuarentena. Van variando en intensidad, aspecto y olor. Es importante que si detectas un cambio muy drástico no lo dejes pasar y consultes con tu ginecólogo.

Si te han practicado una cesárea, vigila la cicatriz y los puntos. Es necesario que los puntos se mantengan limpios y secos. Lava la herida una vez al día con agua y jabón. Para la cura de la herida de una cesárea es lo mismo. Sobre todo, mantén seca las heridas. Lo mejor es dejarlas al aire, porque con el sudor la herida tarda más en cicatrizar.

 

5. Ejercicio y reposo en el postparto

Empeñarse en hacer ejercicio en las primeras semanas tras el parto es un gran error. El organismo necesita volver poco a poco a su actividad habitual, pero con tiempo, a su ritmo. Los ejercicios postparto de Kegel para el suelo pélvico, los abdominales, la gimnasia de mantenimiento es mejor practicarlos una vez pasada la cuarentena.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.