¿Estás pensado en montar un negocio? Ahora que el negocio inmobiliario está repuntando en España, abrir una inmobiliaria puede ser una buena idea, un camino óptimo para crearse un futuro profesional estable y de éxito. En este artículo te contamos las cinco principales ventajas que tiene abrir una franquicia barata sin local

 

1. No estás solo ante el peligro

Una franquicia inmobiliaria supone pertenecer a una red de oficinas con experiencia y que proporciona una serie de apoyos imprescindibles en los primeros momento de un negocio: consultoría, financiación en buenas condiciones, estudio de mercado previo, formación, decoración del local,… Todo lo que necesites para comenzar a hacer funcionar tu negocio desde el principio estará a tu disposición.

 

2. Olvídate de gastos de promoción de la marca: una franquicia es una marca conocida

La franquicia es por definición una marca conocida por el público, con cierto recorrido. Por lo tanto evitarás hacer labores de marketing como crear tu logotipo, tu papelería, hacer anuncios en radio o televisión o en Internet. Todo esto será llevado a cabo por la franquicia y tú solo te tendrás que preocupar de atender correctamente y fidelizar a los clientes.

 

3. Comparte experiencias y conocimiento

No hay mejor modo de no repetir errores que preguntar a los expertos. Y precisamente el hecho de pertenecer a una franquicia hace que no estés solo. La franquicia tendrá estudios de diferente tipo: el tipo de cliente, las mejores localizaciones, tácticas de ventas óptimas, tendencias… Y además, siempre podrás ponerte en contacto con otros franquiciados para compartir experiencias, aprender de sus errores y de sus éxitos. Al fin y al cabo, una franquicia es una pequeña comunidad bien avenida.

 

4. Estarás menos endeudado, es decir, más tranquilo

Ante todo pertenecer a una franquicia supone un nivel de inversión, y de endeudamiento menor, comparado con la de abrir una inmobiliaria no franquiciada. Es por eso que, muchas personas con inquietudes, se deciden por abrir una franquicia para montar su negocio. Es más fácil y asequible para casi todos los emprendedores.

 

5. Rentabilidad casi asegurada

Abrir una franquicia es prácticamente sinónimo de tener un negocio rentable. No quiere esto decir que te vayas a hacer rico rápidamente. Se paciente. La rentabilidad, como en la mayor parte de los negocios, llega a medio o largo plazo. Pero al estar menos endeudado podrás ir viviendo más o menos holgadamente sin el principio. Aúna sí, esta claro que hay que trabajar y hacerlo bien. Pero la tranquilidad de pertenecer a una franquicia proporciona un colchón del que carecen aquellos que van por libre.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.