El diente de león, también llamada achicoria amarga o amargón es una planta muy común que podemos encontrar en casi todos los jardines, prados y hasta en las aceras. Crece en casi todo el mundo, pero en especial en climas templados o semitropicales. Se trata de una planta pequeña, de tronco lechoso,  hojas verdes, flor amarilla y semillas en tono pardusco. La flor es comestible por entera, incluso sería muy buena incorporarla al grupo de vegetales comestibles, debido a sus efectos beneficiosos para prevenir enfermedades y estar más saludables.

Las propiedades del diente de león se relacionan con el buen funcionamiento del aparato digestivo. A continuación vamos a mostrar sus 5 propiedades más utilizadas:

1. Riñones y problemas del Sistema Urinario

Uno de los beneficios más utilizados de esta planta es muy eficaz para estimular el funcionamiento de los riñones debido al alto contenido en vitamina A y potasio. Las hojas de diente de león son un excelente diurético que ayuda a eliminar líquidos retenidos y toxinas de la sangre. Se pueden tomar directamente en ensalada o en infusión. Su alta acción depurativa es muy apropiada para tratar los cálculos renales, edemas, inflamaciones linfáticas e infecciones de vejiga. Una taza de te de diente de león durante cuatro días es suficiente para desintoxicar nuestro sistema urinario y riñones.

La hoja y la raíz del diente de león ayudan a tener la vesícula biliar sanos y libres de cálculos biliares, pero hay que evitar el uso de esta planta si existe obstrucción del conducto biliar. 

diente leon_rinon

2. Un gran digestivo

El diente de león se utiliza por sus grandes beneficios digestivos, ya que actúa con un efecto laxante, estimulador y fortalecedor del aparato digestivo. Si se tienen problemas de digestión con comidas fuertes como carne, fritos o grasas, masticar unas hojas de esta planta facilita la producción de saliva y del ácido estomacal necesario para una buena digestión.

 

3. Problemas en la piel

Otro de los beneficios que podemos obtener de esta fantástica planta es el cuidado de la piel. En general esta planta es muy rica en antioxidantes, lo que proporciona grandes beneficios muy utilizados para obtener un efecto antienvejecimiento, reduce las apariencia de arrugas, manchas, nutre la piel y reafirma la flaccidez. Vamos a mostrar como usar cada una de sus partes:

  • El jugo de diente de león es un poderoso desintoxicante, diurético y antioxidante. Aplicado sobre la piel es un gran antimicrobiano que elimina el acné.
  • Sus hojas tratan heridas, moratones y llagas, además
  • El té de diente de león extraído de la raíz de la planta, favorece la circulación interna y la eliminación de toxinas a través de los poros de la piel. Su uso interno permiten tratar varices y hemorroides, ya que poco a poco van mejorando la circulación interna. Además su riqueza en vitamina A, C y E, así como el grupo de vitaminas B que contiene colina, hierro, magnesio, potasio, calcio y biotina, ayudan a tener un cabello fuerte y estimular su crecimiento.
  • La savia de diente de león es altamente alcalino en la naturaleza  y tiene fungicida natural que evita la proliferación de hongos y mohos, luego es excelente para tratar prurito, eccema, verrugas, pie de atleta…

Resultado de imagen de piel sana

4. Para el hígado

Otro de los beneficios más desconocidos del diente es su capacidad para tratar los problemas del hígado. Se ha demostrado que aumenta entre 2 y 4 veces la producción de bilis, lo cuál favorece su desintoxicación y previene el desarrollo de la hepatitis. Es muy beneficioso para ayudar a eliminar los efectos negativos de los medicamentos, evitar su inflamación y las molestias de la cirrosis y la hepatitis.

Lo mejor para el hígado es tomar el diente de león, mediante el uso de las hierba seca. La dosis habitual es una cucharada por taza de agua, la cual se puede endulzar con miel porque su sabor es amargo.

Resultado de imagen de higado sano

5. Desintoxicante del organismo

El diente de león es un excelente desintoxicante de la sangre del organismo. ES muy eficaz para evitar erupciones cutáneas del tipo psoriasis, varicela, sarampión, inflamaciones e incluso alergias. Regula el flujo de la sangre, mejora la circulación, favorece el riego sanguíneo y reduce la hipertensión. Lo  que le hace muy beneficioso en el tratamiento de obesidad, celulitis, curas primaverales, gota, malaria, reuma, anemia,…

Aunque sus beneficios y propiedades son muy eficaces para mantenernos sanos, siempre es necesario la consulta con el médico y evitarlo en caso de usar insulina, diuréticos, litio o cualquier medicamento que favorezca la reducción de glucosa en sangre.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.