En este artículo no vamos a definir qué es vida saludable, ni darte recetas milagrosas para mantener tu salud o vivir una vida muy longeva¡a en las mejores condiciones. Son muchos los artículos que se publican diariamente en blogs, periódicos, revistas y foros sobre este tema.

Lo que queremos es ser sensatos y resumir en solo cinco hábitos aquellos que, independientemente de estudios y modas, está confirmado que te proporcionan una salud duradera y que lograrán que tu calidad de vida sea inmejorable durante mucho más tiempo.

Come bien: Sigue una alimentación saludable

Lo miremos por donde lo miremos, somos lo que comemos. Nuestra alimentación tiene que ser variada pues así aportaremos a nuestro organismo los nutrientes necesarios para que éste funcione como un reloj y nunca tengamos carencias de ningún tipo de vitamina o mineral

Preferiblemente come de todo pero evita los excesos. Y si puedes repartirlo en cuatro o cinco comidas al día mejor. De este modo tus digestiones serán más fáciles. Una regla que puede serte útil: es recomendable que cada una de tus comidas este compuesta por un 50% de verduras y frutas, un 25% de proteínas carnes, pescado, lácteos) y un 25% de hidratos de carbono (cereales).

Si quieres buscar los mejores productos naturales para enriquecer tu dieta, no lo dudes, entra en Herbolario Ágave.

Muévete: haz alguna actividad física

Igual de importante que comer bien es mantenerlo en forma. Nuestro cuerpo necesita moverse para que no se quede anquilosado. Así mantenemos sin problemas nuestros músculos y articulaciones, además de evitar coger peso, siempre dañino para la salud en general.

Nos e trata de hacer un ejercicio extremos todos los días. Pero sí de habituarnos a movernos, a caminar o correr un poco cada día, o hacer tablas de mantenimiento en nuestra casa. ¿De verdad tienes que utilizar el coche para todos tus desplazamiento?

Duerme en condiciones: el descanso es necesario

Todo ser vivo necesita un descanso. Dormir no es perder el tiempo. Es un tiempo de descanso completamente necesario para que nuestro cuerpo recupere energía, se ponga en orden, repare el desgaste diario…

De hecho, lo aconsejable es que una persona descanse entre seis y ocho horas diarias. Dedica un tiempo ha revisar tu dormitorio: evita luces, ruidos, decóralo con colores poco estridentes y ¡apaga el móvil por las noches! Necesitas dormir en condiciones para levantarte cada días en óptimas condiciones.

Ejercita tu cerebro: lo que no se usa se oxida

Ya hemos hablado de mover el cuerpo. Pero igual o más importante es cuidar el órgano que manda sobre el resto: nuestro cerebro. Si ya lo decían los antiguos: Mens sana in corpore sano (Menta sana en un cuerpo sano).

Lee, haz puzzles, trata de resolver juegos de lógica, escribe, dedica algo de tu tipo a alguna actividad creativa..

Evita adiciones: solo consumen salud y dinero

De nada sirve seguir a rajatabla nuestros primeros cuatro consejos si no logramos dejar a un lado algunos de los vicios que habitualmente más perjudican nuestra salud. Sí, estamos hablando de fumar, abusar de la ingesta de alcohol, tomar drogas, tener un excesivo pesimismo,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.